Una fotografía al consumo de alcohol en adolescentes en Perú

Obedecerse a uno mismo
9 Septiembre, 2020
Adolescentes y las Redes Sociales – Una Guía Parental para Tik Tok, Instagram y Snapchat.
9 Septiembre, 2020
 

El Perú es el octavo país que registra mayor consumo de alcohol en Latino América según la OMS. Según estudios recientes es la droga más consumida entre los adolescentes y jóvenes,  teniendo una mayor prevalencia en la población escolar de nivel secundario en todos los estratos socieconómicos de nuestro país. Como padres somos conscientes del peligro que representa el consumo de alcohol en edades tempranas. Sin embargo, entre el saber y el hacer hay una ruptura que, nos obliga a dar respuestas firmes e inmediatas a este problema social.

Según el Estudio Nacional sobre Prevención y Consumo de Drogas en Estudiantes de Secundaria, en la última década (2007-2017), se han notado variaciones en el comportamiento que, si bien ha registrado una leve tendencia a la disminución en el consumo de alcohol entre los escolares, las cifras siguen siendo muy altas. Este estudio también reveló que, en la actualidad, existe un mayor consumo anual en las mujeres que en los hombres. (19,5% y 15,5%, respectivamente)¹. Asimismo, se identificó un consumo precoz en ambos en el grupo de edad de 11 a 13 años, viéndose un incremento en los dos últimos años de la vida escolar.

En referencia a los nuevas formas y hábitos de consumo de alcohol los estudios son contundentes en enfatizar que,  la mayoría de los estudiantes participa en las llamadas “previas” que se realizan en casas, la mayoría de las veces avalado o fomentado por los padres, con la idea errónea de que así se los controla más. Otro patrón de consumo recurrente es el “Binge drinking” termino en inglés que significa beber excesivamente con la intención de embriagarse en un periodo corto de tiempo, lo que lleva muchas veces a la ingesta de cinco o más bebidas alcohólicas en una única ocasión.

En una encuesta realizada, por la Fundación Padres, en varios colegios de Argentina, los escolares indicaron que dentro de los motivos que los llevan a consumir alcohol se encuentran:

  • Para llenar vacíos emocionales
  • Pertenecer a un grupo
  • escapar de los problemas personales
  • sacarse la vergüenza
  • Superar el desamor y la depresión

¿Qué ha llevado a los adolescentes y jóvenes a tener que llenar vacíos existenciales con el consumo de alcohol? ¿Moda?  ¿Publicidad? ¿Nuevos referentes de éxito? ¿El ejemplo de sus padres o el entorno que frecuentan? Más que ahondar en las causas externas de esta problemática es preciso enfocar la mirada en el corazón del problema. “La adolescencia es una etapa de la vida en la cual se abre la puerta al mundo adulto y lo que necesitan los niños y adolescentes son adultos responsables, pertinentes, afectuosos, que los legitimen con firmeza y ternura”. Nuestros hijos necesitan padres que den respuestas claras y no ambiguas a lo que van descubriendo; no podemos mirar al costado evadiendo la realidad, nos estamos convirtiendo en cómplices del daño, peor aún los estamos dejando sin protección.²

"Con presencia, autoridad y compromiso podemos cambiar esta realidad”, que perjudica la vida de nuestros hijos.

Fernando Morales, presidente de FADA

Presencia, que significa estar involucrado y acompañar, desde una distancia prudente, cada paso que den en su aventura de descubrir el mundo.

Autoridad, con la firmeza y el cariño que nos da la paternidad y que solo busca el bien de nuestros hijos. Es un error pensar que la autoridad aleja a los hijos, es todo lo contrario. Los hijos quieren padres, no amigos.

Compromiso, ser responsables y hacernos cargo. En los buenos y malos momentos.

Importante recordar

¿Cómo afecta el consumo de alcohol a menores?

Varios estudios científicos coinciden que el cerebro está en contante desarrollo y que no alcanza su completa madurez hasta superar los 30 años edad, e incluso no alcanza su plenitud hasta cumplir los 40.

El cortex prefrontal es la zona del cerebro que experimenta un desarrollo más prolongado y es importante para las funciones cognitivas superiores como la planificación y la toma de decisiones. El adolescente, por lo tanto, tiene una corteza prefrontal inmadura que no es capaz de planificar ni controlar aún acciones o comportamientos relacionados a la interacción social y la empatía. El consumo de alcohol afecta principalmente esta zona del cerebro, más aún cuando se llega al exceso.

Algunos de los efectos del consumo de bebidas alcohólica en menores son :

  • Aplanamiento de la actividad del sistema nervioso. A dosis más elevadas de alcohol aparecen efectos depresivos en los adolescentes, con alteración del nivel de consciencia, lentitud mental y física, pedida de parte del raciocinio y de las funciones ejecutiva en general.
  • Riesgo de intoxicaciones agudas graves (desde un coma etílico hasta incluso la muerte por paro cardiorrespiratorio), y la dependencia que puede provocar el consumo de alcohol a cualquier edad.
  • Graves alteraciones estructurales y funcionales del cerebro. Los efectos más claros se dan en partes del cerebro vinculadas al aprendizaje, la memoria y las funciones más desarrolladas.
  • Disminución del rendimiento académico.
  • El alcohol en los jóvenes (aunque no se emborrachen) altera la formación de nuevas neuronas y las conexiones entre ellas pueden dañarse e incluso detenerse, produciendo graves dificultades en la capacidad de reconocimiento y la memoria a corto plazo. Los principales problemas se dan a nivel de la capacidad de “grabar” y almacenar nueva información, que puede llegar a ser irreversible.
  • En cerebros en desarrollo como los de los adolescentes, bajo el efecto del alcohol, el riesgo de muerte neuronal es mucho mayor que en otras etapas de la vida.
  • Afecta la absorción de nutrientes en el intestino delgado siendo esto contraproducente para el periodo de crecimiento en el que se encuentran los adolescentes.
  • Incrementa la vulnerabilidad frente al consumo de otras sustancias activas.
  • Incrementa la vulnerabilidad de involucrase en actividades sexuales riesgosas o ser victimas de un delito violento o sexual.

En nuestras manos está potenciar nuestro rol de padres y madres que brinde a nuestros hijos entornos de vida saludables, acordes a su edad y un claro horizonte que se traduzca en un proyecto de vida que irradie los valores que identifican a la familia.

¹Cabanillas-Rojas, William. (2020). CONSUMO DE ALCOHOL Y GÉNERO EN LA POBLACIÓN ADOLESCENTE ESCOLARIZADA DEL PERÚ: EVOLUCIÓN Y RETOS DE INTERVENCIÓN ALCOHOL CONSUMPTION AND GENDER IN THE ADOLESCENT SCHOOL POPULATION OF PERU: EVOLUTION AND INTERVENTION CHALLENGES. Revista peruana de medicina experimental y salud publica. 148-54. 10.17843/rpmesp.

²Fundación Padres (2020). HERRAMIENTAS PARA PADRES Y MADRES: Menores ni una gota (pp. 63-69) Argentina.