Cómo fortalecer nuestro amor conyugal

5 cosas que lo hombres casados deben dejar de hacer
8 Agosto, 2020
Fomentar cualidades, más que corregir defectos
9 Septiembre, 2020
amor
   Tiempo de lectura 5 min.

Comparte este artículo en:

Cómo fortalecer el amor conyugal

Construyendo confianza, amor y lealtad.

Los pioneros en la Ciencia del Amor y las relaciones, el Ph.D John y la Ph.D Julie Gottman,  han revolucionado nuestro entendimiento sobre el matrimonio, las relaciones y la terapia de pareja.  Ellos diseñaron el Método Gottman luego de cuatro años de exhaustiva investigación y práctica clínica con más de 3000 matrimonios. Han puesto a disposición sus hallazgos y conocimientos sobre los malos hábitos que se crean en una relación  y  enseñan  herramientas para que los matrimonios puedan construir relaciones sólidas y duraderas.

Los doctores John y Julie Gottman crearon la teoría de “La casa de la relación sólida”. Esta teoría tiene 9 componentes que son esenciales para construir una relación que funcione sanamente. Hemos adicionado el componente de la COMUNICACIÓN, al diseño de esta casa.

Bases para proteger nuestra relación en el matrimonio

Mientras más se conozcan los miembros de la pareja, mejor será el conocimiento que cada quien tendrá acerca del mundo psicológico de su pareja, sus preocupaciones, tensiones, alegrías y sueños.

Este segundo nivel de la casa es el antídoto contra el desprecio. Se basa en el nivel de cariño y respeto que existe en la relación.

Los pequeños momentos de cada día son oportunidades en una relación para acercarse al otro, oportunidades que pueden incrementar una Cuenta Bancaria Emocional.

Este nivel atiende a la manera como se siente cada miembro de la pareja en la relación. Tener una perspectiva negativa o positiva determina muchas cosas en la vida de la pareja, como la presencia de un sentimiento positivo en las discusiones y la capacidad de hacer reparaciones eficaces.

Usamos la palabra “manejar” en vez de resolver conflictos porque los conflictos en la relación de pareja son algo natural y tienen aspectos funcionales positivos. Por ejemplo: los conflictos nos ayudan a aprender a amar y entender mejor a nuestra pareja, a lidiar con cambios y a renovar el interés por el compañero/a. Nosotros tratamos de manejar pero no eliminar el conflicto.

Es importante saber que: la mayoría de los conflictos en las relaciones de pareja no se resuelven.

Este es un aspecto crucial en la relación de pareja. Crea una atmósfera de apoyo que estimula a cada persona a hablar honestamente sobre sus ideales, sueños, valores, creencias y aspiraciones.

Buscamos desarrollar la capacidad de entender los anhelos o sueños importantes, historias, mitos, metáforas de nuestra relación. Como seres humanos nosotros buscamos un sentido a la vida y a nuestras historias.

La confianza es el estado mental que ocurre cuando una persona sabe que su pareja actúa y piensa de una manera que protege su interés y maximiza sus beneficios no sólo para él/ella sino también para el interés y beneficio de ambos. En otras palabras, esto significa: “Mi pareja me protege y está siempre disponible para mí”.

Significa creer (y actuar con base en esa creencia) que la relación de pareja con esta persona es para toda la vida, en las buenas y en las malas (o sea que si la relación empeora ambos trabajarán juntos para mejorarla).

Esto implica valorar las características positivas de su pareja y mantener un estado de gratitud por las cosas que uno tiene con esa persona. En este nivel se comparan las cualidades favorables de nuestra pareja con otras personas reales o imaginarias, en vez de rebajarla, enfatizando sus cualidades negativas.

Para proteger el techo de las tormentas, las lluvias o posibles huracanes, es imprescindible que exista una buena comunicación entre los cónyuges. Hay que volverse expertos en saber escuchar y saber comunicar nuestros sentimientos y necesidades.

María del Carmen Romero

Comunicadora, madre, esposa, docente, digital marketer


ARTÍCULOS RELACIONADOS